Lo que pudo ser la evaluación universal

Los investigadores educativos Sylvia Schmelkes y Carlos Mancera recomendaron a la Secretaria de Educación Pública (SEP) que los estándares de evaluación universal de maestros fueran consensuados con los docentes, lo cual omitió la dependencia educativa.

Como parte del Acuerdo de cooperación México-OCDE para mejorar la calidad de la educación de las escuelas mexicanas, firmado entre el gobierno mexicano y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Schmelkes y Mancera desarrollaron las medidas específicas para la implementación de medidas encaminadas a mejorar la calidad educativa del país.

El tipo de evaluación docente propuesto por Schmelkes y Mancera proponía que los profesores fuesen examinados a través de una visita de una semana a su centro escolar, la cual sería realizada por personal especialmente calificado para medir el desempeño de los docentes.

Por el contrario, la SEP busca realizar en junio próximo un examen para medir los conocimientos de los maestros, lo cual ha generado malestar e incertidumbre en miles de docentes a lo largo del país.

Las recomendaciones específicas definidas por los académicos para evaluar a los maestros eran cuatro: 1) diseñar estándares, 2) consensuarlos con los maestros, 3) evaluar al profesor a partir de la observación de su desempeño en clase y 4) elaborar un sistema de apoyo para mejorar la práctica del maestro.

Con la metodología propuesta por Schmelkes y por Mancera se podría haber evaluado la 1) planeación de clase, 2) el ambiente de aprendizaje que logra el maestro, 3) el arte o capacidad instructiva y 4) las actividades extra clase.

El procedimiento contemplaba dos vertientes: la primera, que las autoridades educativas construyeran un documento marco que los maestros pudieran discutir y mejorar para medir su capacidad; y una segunda forma sería a partir de un planteamiento general que los docentes fueran construyendo, para después cotejar ambos procesos.

Dichos estándares deberían, además, ser puestos a consideración de los maestros, dicen las recomendaciones.

“Eso fue justamente lo que no se hizo, el hecho de que los maestros estén en las calles, tiene que ver con que nadie nunca les consultó cómo se les iba a evaluar”, explicó en entrevista para Educación a Debate la académica del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE) de la Universidad Iberoamericana (UIA), Silvia Schmelkes.

Para desarrollar este proceso de evaluación “hay que invertir tiempo”, enfatizó la académica; pues elaborar los estándares y ponerlos a consideración del casi millón y medio de docentes no se puede hacer en menos de seis meses, calculó la investigadora.

Además, en la visita de una semana para evaluar a los docentes “se observan clases, se tienen reuniones con los docentes, se platica con los padres de familia, con los alumnos, se hace una entrevista con el director.

“(Con este tipo de evaluación) las observaciones en la clase son las que van a permitir dar una calificación en función de los estándares consensuados por los maestros”, puntualizó Schmelkes.

No obstante, lo importante en este esquema que propuso la OCDE no es la calificación que obtiene el maestro, “sino el conjunto de recomendaciones que salen de ahí, por eso es una evaluación formativa”, explicó Schmelkes.

A partir del resultado de estas valoraciones, las recomendaciones establecían que la SEP se hiciera responsable de apoyar a los maestros “para que pudieran efectivamente mejorar su práctica”, apoyos que deben darse “en la escuela misma”.

Esta evaluación, prevista para ser aplicada cada tres años, recomienda finalmente que si luego de tres aplicaciones -es decir, después de seis años- el maestro continúa presentando un bajo desempeño, se le solicita que salga del Sistema Educativo Nacional.

spacer

Relación SEP-SNTE, confusión de roles

Videocolumna de Gilberto Guevara Niebla*

Gilberto Guevara Niebla, ex subsecretario de Educación Básica federal, habla sobre la relación de la SEP y el SNTE, y sobre cómo se han desvirtuado los roles que cada quien juega en la educación nacional.

“El gran problema del sistema educativo mexicano, de educación básica, es la forma en que los intereses políticos se han cruzado con los intereses educativos. La educación debe ser autónoma de la política, la política no debe mezclarse con la educación porque desvirtúa los intereses nacionales que están en juego en las escuelas”

Ver video

spacer

Alarmante rezago educativo en Guerrero, lamenta ONG

ED/ Redacción

El Observatorio de Política Social en Derechos Humanos (OPSDH) calificó como alarmante el rezago educativo en el que se encuentra el estado de Guerrero y la falta de interés de las autoridades educativas por prover a las comunidades las herramientas e infraestructura para salir del rezago en el que están sumergidas una tercera parte de las escuelas en la entidad.

El Observatorio presentó su informe Perspectiva de la Educación en Guerrero, en el que a través de diversos indicadores se refleja uno de los sectores que mantiene en los últimos lugares a Guerrero.

De acuerdo con el informe publicado en el portal de Internet del Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos), la coordinadora del Observatorio, Ximena Maroto Elías detalló que el promedio de escolaridad en México hasta 2010 era de 8.6 grados aprobados, mientras que Guerrero es una de las entidades donde sus habitantes tienen el menor número de años de estudio en el país, pues actualmente registra un promedio debajo de la media nacional de hace 10 años, que era de 7.3 grados.

Según publicó el diario La Jornada.

spacer

Analfabetismo indígena, tres veces más que el promedio: SEP

ED/ Redacción

En México, la tasa de analfabetismo de la población indígena es tres veces más alta que la media nacional; y de la población indígena de 15 a 64 años alrededor de 64 por ciento sólo tiene educación básica y únicamente 2 o 3 por ciento cuenta con instrucción superior, reconoció el secretario de Educación Pública en funciones, Rodolfo Tuirán, al inaugurar la mesa redonda Canadá-México sobre programas de educación superior intercultural e indígena.

De Canadá se explicó que en el grupo de edad de 20 a 24 años, más de 40 por ciento no ha completado la escuela secundaria en comparación con 16 por ciento de la población canadiense, datos que aluden a los rezagos que experimentan personas de origen indígena en ambas naciones.

Uno de los grandes retos para Canadá y México consiste en eliminar las brechas de desigualdad en el acceso a la educación superior existentes entre la población indígena y la no indígena, insistió Tuirán, tras señalar que en México la prioridad es ofrecer una educación superior con calidad y pertinencia por medio de las universidades interculturales,subsistema que nació en 2001 y hoy cuenta con 10 universidades en operación que se localizan en las entidades con fuerte presencia indígena y de la que forman parte cerca de 7 mil estudiantes.

Según publicó La Jornada.

spacer

Infraestructura, el reto de la educación indígena

La educación indígena es el subsistema que tiene el mayor déficit en infraestructura, conectividad y acceso a servicios, pues en muchos casos “no se cumplen los supuestos normativos” ni hay condiciones de aprendizaje, reconoció Rosalinda Morales, titular de la Dirección General de Educación Indígena (DGEI).

La funcionaria consideró que el establecer un currículo propio -adecuado a las necesidades de cada contexto- es parte del derecho a la autodeterminación de los pueblos originarios, necesidad en la cual recientemente el subsistema de educación básica está trabajando, dijo Morales Garza.

“Si los niños y las niñas indígenas se afirman en su lengua, en su identidad, son respetados y tiene un trato digno”, a la larga conocerán sus derechos y sabrán a quien o en dónde demandar que se cumplan, comentó en entrevista la titular de la DGEI, adscrita a la Secretaría de Educación Pública (SEP).

-Si no aprendimos del movimiento indígena del 94, no creo que podamos avanzar-, expresó Rosalinda Morales.

Cabe destacar que -según los datos de la DGEI- en el 35 por ciento de las escuelas de este subsistema, las clases se imparten en español, a pesar de que su lengua materna sea otra.

-¿Cómo considera el caso del pueblo Rarámuri, desde el punto de vista educativo?-

-Es claro, si un niño o una niña no come, cómo le vas a pedir que llegue a la escuela caminando… siempre lo he dicho, es obligación de Estado mexicano garantizar esos derechos fundamentales

-Desde la educación lo que podemos hacer es levantar la mano y decir dónde no están dadas las condiciones para educar. Si las niñas o los niños indígenas no comen porque sus padres no tienen acceso a empleo, por la sequía o simplemente no pueden solventar su alimentación, pues hay que trabajar integralmente con ello-, señaló la titular de la DGEI.

Según Rosalinda Morales, al principio de la administración de Felipe Calderón, el 30 por ciento de los maestros indígenas tenían un grado profesional para ejercer la docencia y, actualmente, lo tienen el 50 por ciento. Para el final del sexenio se espera que esta cifra llegue al 70 por ciento.

Finalmente, es de resaltar que a pesar de la mejora en los resultados en la prueba ENLACE de la educación indígena, este subsistema aún tiene grandes retos por delante, pues hasta ahora las estadísticas dictan que sólo dos de cada 100 indígenas llegan a la universidad.

La DGEI atiende a un millón 300 mil niños con el apoyo de 58 mil docentes y mil asesores académicos.

spacer

Crónica – Puertas cerradas y oídos sordos

Inconformes, aguerridos y entusiastas, miles de maestros disidentes se manifestaron este viernes por las calles de la ciudad de México en una tarde soleada y llena de coros que reflejaban el rechazo de los docentes hacia las actuales políticas educativas así como a los líderes del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

“País petrolero y el pueblo sin dinero”, era tan sólo uno de los estribillos que los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores del Educación (CNTE) coreaban mientras caminaban rumbo a Los Pinos sobre la avenida Reforma.

No nos oponemos a la evaluación, a lo que nos oponemos es a la consecuencia que ésta pueda tener así como a su estructura, no se puede medir el desempeño de un docente con una prueba estandarizada, era la opinión generalizada de los maestros consultados durante la movilización que había prometido 100 mil manifestantes.

Los organizadores aseguraron que participaron 120 mil maestros de Chiapas, Guerrero, Michoacán, Oaxaca, Tlaxcala y el DF; mientras que el Gobierno del Distrito Federal dijo que fueron 30 mil.

Desde el sonido del camión que lideraba la movilización -de pie y sobre el toldo- el maestro Pedro Hernández, haciendo uso del micrófono, les decía a los miles de docentes que caminaban tras el convoy: “si las leyes son injustas nuestro deber es desobedecer”.

Mientras tanto, la multitud coreaba “el paro, el paro, es culpa del estado”, estribillo que sin duda recuerda a la reflexión que hace la investigadora educativa Silvia Schmelkes cuando afirma que si los maestros (como trabajadores del Estado) reprueban las evaluaciones, quien está reprobando es el Estado.

Sus principales demandas son que el gobierno no aplique la Evaluación Universal Docente que tiene programada para junio próximo, que se elimine la Alianza por la Calidad de la Educación (ACE) que la SEP firmó con el SNTE, y que desaparezca la prueba ENLACE.

A las once de la mañana el contingente de maestros pasaba frente a las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR), momento que fue aprovechado para lanzar consignas que pedían justicia en el caso del  asesinato de los dos estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa.

Estamos “luchando” para que Elba Esther Gordillo vea que estamos unidos, decía uno de los profesores entrevistados, mientras otra maestra aseguró que Gordillo Morales “ya no representa al magisterio”.

Marchamos por la democracia y porque la educación no se privatice, aseguraba una maestra mientras otra la interrumpía y decía “y por nuestros derechos laborales, porque no es justo que nos quiten nuestra plaza, nosotros nos la ganamos con esfuerzo y con conocimientos”.

Luego de tres horas de la salida del Zócalo de la ciudad de México, en el cruce de Reforma y Chivatito esperaron aproximadamente una hora para que los recibiera durante diez minutos un Enlace de la Presidencia de la República.

Desencajados e indignados, luego de este breve encuentro, los líderes de la CNTE se reunían con la prensa y lamentaban: “encontramos puertas cerradas y oídos sordos”, expresaba Francisco Bravo, secretario general de la Sección 9 de la disidencia magisterial.

“Sencillamente el trato que nos quisieron dar es indigno, nos dijeron que nos iban a atender en la calle y que no había ningún tipo de respuesta para nosotros; en concreto, esta gente no nos recibió, no quieren escuchar a los maestros”, señaló Francisco Bravo.

Con ese resultado, Francisco Bravo invitaba a los maestros a disolver la movilización, mientras una maestra gritaba: “pero a nosotros no nos preguntaron”.

“Ellos dicen lo que van a hacer y a nadie la han preguntado”, decía otra docente de la Sección 9. ¿Qué es lo que se debería hacer? se le preguntó a la maestra: “en este momento quedarnos y acordar algo, no decir mañana vamos a ver qué acordamos”.

Ante estas inconformidades, los líderes de la CNTE decidieron permanecer un momento más en espera de un segundo encuentro, uno más significativo. Pero este momento nunca llegó.

spacer

La OCDE sí recomienda despedir maestros con evaluación universal

A pesar de que la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) han reiterado que la evaluación universal de docentes no tiene un carácter punitivo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sí recomendó a la autoridad educativa despedir a los maestros que no obtengan buenos resultados.

Según la SEP, el fin de dicha evaluación es medir la capacidad de los maestros mexicanos para ofrecerles capacitación continua y que en ningún caso se pone en riesgo el puesto de los maestros.

En el Acuerdo de cooperación México-OCDE para mejorar la calidad de la educación de las escuelas mexicanas, recomendación número 8, el organismo internacional afirma que la evaluación de los maestros es necesaria para mejorar la calidad educativa.

El punto establece que “México necesita con urgencia un sistema de evaluación docente basado en estándares. Un sistema puramente formativo en sus primeros años, acompañado de un adecuado apoyo profesional.

“Después de haber implementado este sistema y de haber socializado sus reglas, el sistema puede incluir variables formativas y sumativas; por ejemplo, recompensar a los docentes excelentes o dar apoyo a los docentes de menor desempeño”, dice el apartado.

Y remata: “los docentes que presenten un bajo desempeño de forma permanente deben ser excluidos del sistema educativo”.

El documento fue publicado por la OCDE en octubre de 2010, a petición del gobierno mexicano, que pagó por el estudio un total de 14 millones de pesos.

Alonso Lujambio, entonces titular en funciones de la SEP, aseguró que las recomendaciones de la OCDE ayudarían a acelerar los cambios en el sistema educativo mexicano.

En días recientes la discusión entre la SEP y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) se ha centrado en si los maestros serán despedidos o no con la evaluación universal que está programada para junio próximo.

VIDEO

spacer

Sólo 3 de cada 100 niños indígenas llegan a universidad

La educación básica debe dejar de ser el techo para la niñez indígena, tienen que transitar mucho más allá, afirmó hoy Rosalinda Morales, titular de la Dirección General de Educación Indígena (DGEI), esto, frente a la realidad de que sólo tres de cada 100 personas pertenecientes a algún pueblo originario alcanzan el nivel universitario.

La funcionaria de la Secretaría de Educación Pública (SEP) afirmó que desde la educación básica se debe definir  “un perfil de egreso que sea competente y competitivo con lo cual los niños indígenas puedan participar de la educación media superior y superior”.

Lo anterior surgió en el marco de la XII edición del Concurso Nacional “Las narraciones de niñas y niños indígenas”, donde se cuestionó a Rosalinda Morales sobre la exclusión del sistema educativo hacia este sector de la población, toda vez que sólo el 3 por ciento de los niños indígenas tiene la oportunidad de acceder al nivel universitario.

En el evento se reconoció de manera simbólica a 43 niños indígenas provenientes de 20 entidades del país, donde la titular de la DGEI celebró que por primera vez se contemple en el mapa curricular a la lengua indígena como una materia de estudio.

En el sistema de educación indígena 58 mil docentes dan clases a 4 millones de niños, de los cuales casi 60 mil son jornaleros migrantes.

Finalmente, Rosalinda Morales señaló que en materia presupuestaría la DGEI contará con 300 millones de pesos para atender a este sector de nuestra población durante el 2012.

spacer

No son ninis, son jóvenes sinsin: investigadores

Los 7 millones 226 mil jóvenes de entre 15 y 29 años que ni estudian ni trabajan en México, conocidos regularmente como ninis, no deberían ser llamados así, sino sinsin, pues están sin oportunidades de trabajar y sin oportunidades de estudiar, señalaron el investigador de El Colegio de México (Colmex), Manuel Gil Antón, y el director general de la asociación civil Mexicanos Primero, David Calderón.

Gil Antón dijo: “me parece que esto es una manera en que suele estigmatizarse a la víctima en vez de responsabilizar al responsable, porque un muchacho que ni estudia ni trabaja parece que es un vago.

“Yo creo que son muchachos que carecen de un sitio social en que puedan ocupar un espacio en el sistema educativo, un espacio en el sistema laboral, o ambos, y que estamos frente a un problema social que los excluye”, afirmó.

Por separado, David Calderón aseguró que la palabra ninis tiene una connotación despectiva, y coincidió en que esta situación no se debe a que los jóvenes no quieran estudiar ni trabajar, sino que no tienen oportunidades para hacerlo.

“Lo que está ocurriendo es algo que sobrevino a los jóvenes… porque la mayoría no entró a la escuela, lo expulsaron o no les dan empleo o no califica para los trabajos disponibles, más que ninis, son sinsin, sin oportunidades educativas y sin trabajo, porque la proporción de los jóvenes que deciden no estudiar ni trabajar, es mínima”, declaró David Calderón al diario Reforma en días pasados.

En una mesa de discusión televisada, Gil Antón pidió a sus compañeros al hablar sobre este grupo “que no pensáramos en que es, por ejemplo, equivalente a cuando hablamos de deserción escolar; un desertor es un cobarde que en términos militares incluso puede ser ejecutado por la espalda cuando abandona el frente, no tenemos deserción escolar tenemos abandono escolar, expulsión escolar por situaciones académicas”.

Reporte 13, un programa de análisis conducido por el periodista Ricardo Rocha, invitó a Manuel Gil Antón junto a Mónica Orozco, directora general de Evaluación y Desarrollo Estadístico de Inmujeres, y a Silvestre Cortés Guzmán, investigador de la División de Ciencias Socioeconómicas de la Facultad de Estudios Superiores Acatlán, a discutir sobre el tema.

Éste último se pronunció por encontrar las causas de que los jóvenes no estén ocupados, más que buscar responsables.

“Yo diría que más que identificar culpables tendríamos que identificar las causas y buscar eventualmente algunas alternativas”, señaló Cortés Guzmán.

Los sinsin son un sector de la población que ha crecido en los últimos años, así lo señala la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y coloca a México como la tercer nación -de sus 34 países miembros- que tiene la mayor proporción de población juvenil inactiva.

No son ninis, son amas de casa: SEP

La Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) aseguraron que 78 por ciento de los más de 7 millones de jóvenes sin oportunidades de estudiar o trabajar son amas de casa.

“Que la SEP no mienta, es muy diferente ser ama de casa que presa de casa, y muchas de las muchachas que están en la casa son presas de casa”, destacó Manuel Gil, quien también es director académico de Educación a Debate.

“Estamos teniendo en la última década cada vez más mujeres dentro del sistema educativo pero estamos teniendo carreras educativas truncadas donde las mujeres no están pudiendo acceder al ejercicio de sus profesiones porque no contamos con los mecanismos institucionales suficientes para que permitan que se inserten en igualdad de condiciones”, señaló Mónica Orozco.

Manuel Gil finalizó diciendo que “un país que no tiene políticas para atender a sus viejos, no tiene políticas para poner en un sitio social a sus jóvenes y (que) tampoco tiene un sistema para que haya protección sobre su infancia, es un país que tiene que revisar su viabilidad y su proyecto”.

spacer

La SEP y la eliminación de las humanidades

El coordinador del Observatorio Filosófico de México, Gabriel Vargas Lozano, señaló que  la Secretaría de Educación Pública no ha dado respuesta a un comunicado –firmado por la comunidad filosófica del país y entregado al Secretario de Educación, Alonso Lujambio, y al Subsecretario de Educación Media Superior, Miguel Ángel Martínez– en donde se demanda el cumplimiento cabal de las disposiciones del Acuerdo Secretarial 488,  en el que se reconoce la obligatoriedad de la filosofía en el Bachillerato.

En un artículo de opinión publicado en el diario La Jornada, el filósofo cuestionó “¿por qué la SEP se opone a las humanidades y la filosofía? A mi juicio, los autores de la reforma creen, en forma equivocada, que la formación técnica y competente está reñida con una buena formación filosófica y ya no se diga humanística”.

Para Vargas Lozano, las autoridades educativas “no se han interesado en promover los cambios de los planes y programas de estudio en los subsistemas” de bachillerato, en el marco de la Reforma Integral a la Educación Media Superior (RIEMS).

“La filosofía y las humanidades proporcionan a los individuos armas culturales, históricas y lingüísticas para poder enfrentar un mundo extraordinariamente conflictivo como el actual”.

Entre septiembre y octubre de 2008, la SEP inició la RIEMS, a través de dos acuerdos (442 y 444), publicados en el Diario Oficial de la Federación. En ella se establecieron cuatro áreas disciplinares: matemáticas, ciencias experimentales, ciencias sociales (donde se ubicó la historia) y comunicación (donde se ubicó literatura). Quedaron rezagadas las humanidades, y la filosofía, excluida.

La SEP reconoció el olvido, mediante el acuerdo 488. Sin embargo, aseguró Vargas Lozano, el regreso de la Filosofía no se ha llevado a la práctica.

Ver columna completa

Producción ED

La Filosofía sigue ausente de los planes de estudio. La SEP alude a la autonomía de los subsistemas

spacer