Especialistas piden desaparecer Programa de Carrera Magisterial

Carlos Ornelas, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), y Manuel Gil Antón, investigador de El Colegio de México (Colmex), coincidieron en la necesidad de suspender el Programa Nacional de Carrera Magisterial, pues éste ha afectado a la educación pública en lugar de beneficiarla.

Ornelas señaló seis puntos donde enfatizó que el programa de estímulos docentes no promueve el compromiso del maestro con sus alumnos, pues en lugar de mejorar el aprendizaje hace hincapié en la memorización, toda vez que la clave para que los maestros asciendan en el programa son los buenos resultados de sus alumnos en la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (ENLACE).

Por su parte, Manuel Gil subrayó que “la transferencia monetaria condicionada” hace que los maestros se desentiendan de sus deberes, y aunado a ello el mecanismo de estímulos “atomiza” la relación de los docentes con las autoridades educativas.

Con el programa de carrera magisterial, dijo Gil Antón, “le estamos dando en la torre a la docencia, a la actividad civilizadora, donde en lugar de preparar para la vida a los alumnos, se les prepara para resolver la prueba ENLACE”.

Lo anterior lo mencionaron los investigadores en el marco del seminario ”La prevención de la corrupción y el Servicio Profesional de Carrera”, organizado por el Senado de la República este miércoles, donde también fue invitado Juan de Dios Rodríguez Cantón, coordinador del Programa Nacional de Carrera Magisterial, quien reconoció que los estímulos económicos de los maestros se centran en los resultados que los alumnos obtengan en la prueba ENLACE.

Aunado a ello, el funcionario de la Secretaría de Educación Pública (SEP) disintió de los académicos y señaló que con este programa y con la evaluación universal docente, se pueden evaluar a cerca de 700 mil maestros, con lo cual, afirmó, es posible evitar la simulación en la prestación del servicio educativo.

Entrevistados por separado, Manuel Gil y Carlos Ornelas reconocieron como una contradicción y hasta como una “barbaridad”, el que la SEP impulse una educación con un enfoque “constructivista” y sus evaluaciones continúen siendo “conductistas”.

En este sentido, Carlos Ornelas explicó que: 1) los premios extra no son motivación para los maestros; 2) los premios castigan, pues como expresaba Comte “castigo y premio son dos caras de una misma moneda”; 3) los incentivos materiales debilitan las relaciones entre los maestros, promueven la competición individual y no la mejora del sistema en su conjunto.

4) los premios ignoran la realidad política y las intenciones del sindicato, pues el ingreso a la carrera magisterial depende de una comisión SEP-SNTE; 5) los premios inhiben la innovación de los maestros y la toma de riesgos; y finalmente 6) los premios socavan el interés profesional de los docentes.

Manuel Gil, quien también es director académico de Educación a Debate, señaló que el programa de carrera magisterial es “éticamente demoledor, (pues) como no puedo sancionar al que no trabaja, al que se deje evaluar le pago extra”.

El evento estuvo moderado por el legislador Ricardo García Cervantes y por el senador Alfonso Sánchez Anaya.

spacer